Por María José Carpena Melero y Ana Marazzi

La historia contemporánea en el archipiélago de Puerto Rico ha logrado sobrevivir pese a las constantes amenazas de las fuerzas imperiales del Norte Global; este último siglo siendo colonia de los Estados Unidos. Todo cuerpe y territorio denominado como puertorriqueñe, ha sido violentade, explotade, extraíde, desaparecide y/o asesinade. Estas vidas han sido marcadas puramente por una violencia incesante. Han experimentado un sin número de abusos los cuales, como siempre, afectan primordialmente a mujeres, personas negras y afro-caribeñas, personas no binarias y cuir. Han sobrevivido huracanes, terremotos, pandemias, esterilizaciones masivas, experimentos eugenésicos, masacres, torturas, extradiciones, exilios, explotación y extracción masiva, desplazamiento, etc. Todes parecen tener un culpable común: un gobierno nefasto, capitalista, colonial, negligente y abusador que ha destrozado nuestras tierras y a su gente. Miles de personas han muerto a manos de corruptos del Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD). Los dos partidos políticos han reinado desde 1949 cuando por primera vez asumió un gobernador electo por les puertorriqueñes sobornado por el imperio estadounidense. Dichos partidos representan dos soluciones diferentes a la eterna cuestión del «estatus» en la colonia. El PNP ofrece la solución ficticia de sembrar soberanía a través de la asimilación a la estadidad, mientras que el PPD representa el «ideal atascado en el barro»: seguir siendo colonia, pero una “libre y asociada”.

Estos partidos cargan con sangre en sus insignias. La sangre va de mano con su administración colonial, desplazante y genocida. Más de cuatro mil muertes a causa del huracán María: desastre político-natural más catastrófico en la historia del archipiélago. Del 2017 al 2019, miles de ciudadanes no tuvieron más remedio que abandonar Puerto Rico sin la esperanza de un posible regreso. La secuencia sísmica que aún no ha acabado y que ha plagado el Sur-Oeste de Puerto Rico por meses ha dejado tres muertes (reportadas) y miles más sin hogares, sin escuelas, sin comida, sin luz y sin agua. Durante el último cuatrienio hubo más de 230 feminicidios y cientes de cuerpes desaparecides. Hoy, 7 de noviembre, en Puerto Rico han muerto 870 personas a causa del COVID-19. Miles de muertes, todas en menos de los cuatro años que Ricardo Rosselló, Pedro Pierluisi, quien usurpó el poder por cinco días hasta que el Tribunal Supremo de Puerto Rico resolvió en su contra, y Wanda Vázquez llevan en mando bajo su política “nuevopogresista”. Irónico es que el “progreso” de un sector minoritario, adinerado y privilegiado sea representativo de la burocracia neoliberal genocida.

Mientras mueren les puertorriqueñes, supuestos servidores públicos se esconden detrás de portones sagrados cerrados al público, pero pagados por les mismes, donde roban nuestros recursos, vida y democracia. La poca democracia que une puede toparse en una colonia. Sin vistas públicas hacen reformas al código civil, las leyes laborales y los procesos electorales que crean un Puerto Rico para todes menos les puertorriqueñes. Este Puerto Rico está lleno de criptomoneda, playas abundantes en su capacidad de privatización, e incentivos neoliberales que ayudan a las élites a llenar sus bolsillos con dinero extraído, mientras les isleñes o se quedan con unas migajas o se van. 

Mientras que les senadores, representantes y legisladores PNP y PPD dejan suministros escondidos y millones de pruebas de COVID-19 sin llegar al pueblo, abogaban por un nuevo código civil cuyo propósito principal es oprimir y desplazar a les que permanecemos vives.

Más que estrofas llenas de ´PROMESA´s sin cumplir, necesitamos un cambio urgente de gobierno que realmente nos represente. Les puerorriqueñes nos dejamos sentir en el Verano del 2019 cuando sacamos al gobernador. Hubo un despertar masivo. El bipartidismo se declaró sin pulso. Por eso estas elecciones se presentaban con la posibilidad de un cambio, uno de vida o muerte. Pero ¿qué podemos esperar del gobierno descrito previamente? Exactamente lo que ocurrió el pasado 3 de noviembre: el robo de la poca democracia que nos quedaba. Esto sucedió ante la franca realidad de que su bipartidismo había muerto en las calles e iba a re-morir en las urnas.

El Partido Nuevo Progresista, junto a su títere, la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), han secuestrado estas elecciones y se están robando la voz del pueblo. Uno de los partidos emergentes, Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), ha observado y reportado sobre 1,300 instancias de fraude electoral. Instancias muy variadas: papeletas escondidas bajo mesas de escrutinio, maletines encontrados en diferentes colegios electorales, manipulación de máquinas de escrutinio, funcionaries y políticos sobornando y manipulando votos de personas mayores, encamadas y/o encarceladas, tarjetas de memoria de máquinas de escrutinio destruidas, sobres de voto ausente manipulados y abiertos, votos de personas muertas, desapariciones de contabilizaciones oficiales de colegios donde el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP)  y el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) habían prevalecido, entre otros. También se ha observado una plaga de funcionaries no identificades, funcionaries fingiendo representar otros partidos, difusión de rumores y desinformación a través de las redes sociales y amenazas con fuerzas policiacas a ciertas personas y partidos de oposición al PNP y PPD. 

Fotos por Eduardo Martínez

Una de las cosas más asqueantes e ilegales que vimos como funcionarias fue cómo miembres de la campaña política del PNP y de Pedro Pierluisi intervinieron en las mesas de conteo y documentos oficiales. Edwin Mundo, representante electoral de la campaña de Pedro Pierluisi y Caridad Pierluisi, hermana del supuesto gobernador electo y directora de campaña, fueron vistes dentro de las facilidades de conteo y escrutinio. En estos conteos, después que funcionaries de MVC botaron a Mundo del piso, fanáticos de su partido robaron y colgaron en las gradas del coliseo una urna imitando un ataúd. Uno de los lados leía “RIP NATAL” con la fotos del candidato a la alcaldía de San Juan por el MVC, Manuel Natal, y al otro lado, “RIP CHARLIE” con las fotos del candidato a la gobernación del PPD, Charlie Delgado Altieri. 

Debe constar que la supresión del votante continúa ya que en el momento que escribimos el presente artículo todavía no ha finalizado el proceso de contabilización de votos. Alargan este proceso tortuoso y arduo con el único propósito de desmotivar a les funcionaries y candidates para que rindan su lucha ante el bipartidismo. El escrutinio de estos votos no empieza hasta el lunes, 9 de noviembre y este proceso en sí duraría semanas mientras el estado del país se balancea en una línea muy fina. A nosotres no nos queda mucho balance que nos evite caer en el abismo neoliberal. 

Sin embargo y ante todos estos fallos, Pedro Pierluisi, Jennifer González, Miguel Romero, entre otres protagonistas nuevoprogresistas sonaron las trompetas de victoria ante la estadidad y su comando mientras que la mayoría de puertorriqueñes no apoyaron sus respectivos mandatos. Un candidato usurpador, que el 88.9% de la población no le favorece, no debería ser el gobernador que nos represente. Dentro de la demografía electoral (alrededor de 2 millones de cuidadanes) Pedro Pierluisi solamente ha recibido 405,772 votos ante una población de 3,654,168 personas. Eso deja solamente un 11.1% de dichas personas que, por el momento, han concretizado su apoyo a Pierluisi. El 17.2% de estes mismes favorece la fábula de la estadidad que su plan de gobierno alaba. El Plebiscito es uno que además de inepto, inconcluso, inválido y antidemocrático por ser impuesto por el PNP, le costó al pueblo puertorriqueñe un aproximado de $3.5 millones. 

La CEE es responsable de las elecciones cada 4 años; y cada 4 años fallan.Lla Comisión Estatal de Elecciones es nada más y nada menos que parte de un esquema político que violenta nuestros derechos y oprime nuestras voces con su inefectividad, parcialidad y corrupción. No obstante, la verdadera razón por la que se han tomado una eternidad contando votos y oprimiendo nuestra voz es porque tienen miedo. Aunque hay una gran cantidad de fraude, el pueblo también se ha dejado escuchar y lo vimos más claro que agua en el Verano del 2019 cuando sacamos al gobernador. No hay partidos mayoritarios. El PNP y el PPD se están muriendo y están tratando de aferrarse al último hilo que les queda. Nosotres nos encontramos en una balanza fina, pero elles más aún. Vamos ganando una nueva legislatura con mujeres, personas no heteronormativas, lesbianas, gays y personas afro-caribeñes que representarán los reclamos de la calle. Esta destrucción bipartidista y binaria se hace desde afuera y desde adentro.

El verano del 2019 fue un momento histórico no solamente para nuestro país, sino para la ebullición de la lucha colectiva y solidaridad internacional. Mareas internacionales de luchas feministas, cuir, ambientalistas, anticapitalistas, antirracistas, antipatriarcales, antimperialistas y a favor de la clase trabajadora se hicieron sentir; se unieron a les colectives y organizaciones sociales en nuestras costas archipelágicas. Necesitamos revolcar la marea y levantar bandera. Esta es una lucha transfronteriza que atraviesa las vidas de todes. Van a caer, porque cuando los de abajo se mueven, los de arriba siempre caen.

 

Ana Marazzi
Artista, activista y transfeminista con doble bachillerato en Estudios Latinoamericanos y Producción de Cine y Televisión de New York University. Se destaca por desarrollar arte y cine cuir y por manifestar una putiarcada en cada entorno de su vida.

María José Carpena Melero
Artista, activista y académica egresada de New York University, con un doble bachillerato en Estudios Latinoamericanos, Teatro y Producción. El eje de su trabajo gira ante ámbitos de descolonización y desconstrucción a través de educar y exponer mediante los medios a los que se dedica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *