Epidemia Machista

Por: Lianne Semidey Morales

El lunes 30 de mayo, con apenas dos semanas de la cuarentena estipulada por el gobierno de Puerto Rico, nos levantamos con la noticia de que Ashley Rodríguez Torres de 27 años fue asesinada a balazos por su pareja sentimental en frente de sus hijos en Mayagüez. Su asesino Christian Rodríguez Rivera huyó de la escena armado y es catalogado por la policía como extremadamente peligroso. El asesinato de Ashley suma el cuarto feminicidio desde que comenzó la cuarentena. Sumemos esta noticia con las 141 querellas por violencia de género que se han registrado en apenas los primeros 8 días de la cuarentena que comenzó el domingo 15 de marzo.

A la Gobernadora Wanda Vázquez Garced, tiene usted y todo su equipo de trabajo una real amenaza contra la integridad y las vidas de las mujeres en este país. Por un lado tenemos el problema inminente de la pandemia del Coronavirus pero en sus intentos por protegernos nos encierra en el único espacio que debería ser refugio, pero que lamentablemente para muches significa el confinamiento en uno de riesgo. Es la incapacidad de evitar el maltrato, las violaciones y el asesinato al que somos expuestes. Llevamos años llevando la batalla a la puerta de su casa, la fortaleza, y a otros espacios de acción política como el capitolio para que por fin se declare un estado de emergencia contra la violencia machista.

Si estos números le parecen alarmantes, déjenme decirle que esta amenaza no es nueva. Cualquiera con consciencia de esta situación podía adivinar que un aumento en los casos de violencia doméstica e intrafamiliar se dispararían por los aires porque este país no nos garantiza ni seguridad a las mujeres y niñas y mucho menos una verdadera justicia para quienes nos violentan.

Aún estamos a la espera de ver justicia en el caso del asesinato de la compañera teatrera Valerie Ann Almodóvar. Tenemos asesinos sueltos por la calle, miles de rape-kits en forenses sin analizar, es decir, miles de violadores que se encuentran ahora mismo caminando libremente por ahí sin repercusión alguna, durmiendo felices en sus camitas y tal vez en las de acechar a su próxima víctima. Tenemos un sistema de policía en donde los oficiales se ríen en la cara de los denunciantes y cuarteles inservibles porque nunca hay patrullas. Y los casos de acecho en su mayoría no son considerados importantes hasta que es demasiado tarde. Este mal nos envenena desde los espacios más básicos: nuestras escuelas, nuestros trabajos y aceras de este país. ¡Y sí! ¡También lo padecemos en nuestras casas!

Es aquí donde les hago la pregunta: ¿Como pretenden salvarnos de un virus cuando nos exponen al otro? En nuestras casas tal vez no nos exponemos al COVID-19 pero sí a los golpes, a las violaciones y hasta a los balazos. Lamentablemente ni esta ni ninguna de las pasadas administraciones han hecho NADA al respecto incluso cuando en los últimos años hasta se les ha hecho parte del trabajo y se les han puesto las propuestas en sus manos. Ni siquiera con este último aumento en los casos de violencia se ha hablado en alguna conferencia de prensa ni de protocolos ni de ayudas para movilizar personas que se encuentren en peligro y evitar tragedias. No se ha movido ni un dedo por el bienestar de las mujeres en este tiempo que hay que estar compartiendo los mismos espacios con los agresores.

 ¡Exigimos pues, se declare así como con el COVID-19, un estado de emergencia contra la violencia machista! ¡Exigimos que se promuevan protocolos de emergencia para evitar más víctimas! ¡Justicia para los agresores y asesinos! ¡Una educación con perspectiva de género para así ir combatiendo mentalidades y conductas machistas desde temprana edad y salvaguardar una vida digna para todes!

Lianne es egresada de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras. Cuenta con un bachillerato en Lenguas Modernas. Durante sus años universitarios trabajó en ventas y en la industria de restaurantes como anfitriona. Ahora se dedica a la enseñanza de idiomas y al formar un mejor país desde la educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *